La Semana


En el marco de nuestro programa de presentación...

Presentación de Francisco Diez - Canseco de Perú Nación

En el marco de nuestro programa de presentación de candidatos presidenciales, Francisco Diez – Canseco Távara expuso su plan de gobierno en el salón principal del Club de la Banca y Comercio. ...

Continuando con la presentación de los candidat...

El candidato Francisco Diez - Canseco Távara expondrá en el CBC

Continuando con la presentación de los candidatos presidenciales para conocer sus planes de gobierno, el Club de la Banca y Comercio ha programado para el miércoles 20 de enero –a las 7 pm- la ...

Nuestro socio Armando Casis Zarzar, junto con lo...

Novedades en Lima Cómo Vamos

Nuestro socio Armando Casis Zarzar, junto con los demás miembros del Consejo directivo de Lima Cómo Vamos, Frida Delgado Nachtigall, Pedro Belaunde Martínez, Gerardo Távara Castillo y Mariana Al...

Por tercer año consecutivo hoy  se inaugura la ...

CADE 2015: cambios para seguir creciendo

Por tercer año consecutivo hoy se inaugura la 53 edición CADE Ejecutivos 2015 en la ciudad de Paracas, provincia de Pisco, región Ica, el encuentro empresarial que en esta ocasión se ha denomin...
You are here:   Home

Se viene el voto voluntario y la renovación parcial del Congreso

Por fin comienza a vislumbrarse la posibilidad del voto voluntario en el Perú, tal como debe ser en una sociedad civilizada, y la renovación parcial del Congreso que puede librarnos de los no pocos congresistas que nos llenan de vergüenza.

Ha sido el presidente Alan García quien ha puesto en marcha la maquinaria del referéndum para ambas reformas que deberán ser una conquista de la ciudadanía. Por supuesto que algunos congresistas han puesto el grito en el cielo atacando estas iniciativas porque no quieren soltar la mamadera, y también porque temen que el voto voluntario les reste votos y no puedan volver a ser elegidos.

Y, en una increíble desfachatez, un congresista dijo en la televisión, en el programa del periodista Tafur, que había que educar al pueblo obligándolo a votar porque la gente no sabe lo que es mejor para la democracia. Es decir, que nosotros somos como menores de edad que no sabemos lo que nos conviene y él tiene que enmendarnos la plana. Que se vaya ese señor a ejercer la tutela a su casa.

Read more...

E-mail Print PDF
 

Mi primer regalo

Cuarenta años después, el autor hubiera podido decir en Salamanca: “como soñábamos ayer…”

Escribe: Eneas Marrull

La primera aproximación a la Navidad trata de perderse en la noche de los tiempos. Pero la rama de un arbolito persiste entre la bruma. A veces es la magia difusa de algún rey mago que, extraviado en un rincón de la memoria, trata inútilmente de salir del laberinto del alma colectiva, donde da vueltas por los siglos de los siglos.

Otras veces es el destello fugaz de la estrella de Belén, guiando tribus errantes que se hicieron polvo en el viento inasible de las eras. Sea como fuere, allí está la Navidad, como un cumpleaños de la humanidad, inventado hace dos mil años, porque la verdadera fecha nadie siquiera intenta recordarla.

Madre lavaba ropa canturreando el tango Noche de Reyes: “Los zapatitos el nene /afuera los dejó /no sabe que a su madre /por falsa y por canalla /su padre la mató…”

Adentro nunca faltaba un tío que remojaba cartones apresuradamente, hasta formar una masa de la cual emergían montañas, cuevas, grandes y profundos valles, enormes explanadas y caminos que conducían hasta el pesebre magno, donde habría de refulgir el Dios de los mortales, nunca lo suficientemente honrado pues siempre se extraviaba una oveja negra, o se rompía la pata un buey… o se comía Paquita, egurinianamente, un rey de chocolate.

La hermenéutica de la natividad correspondía, como debe ser, al Consejo de los Ancianos. Eran los abuelos quienes se enfrascaban en sesudas y muy jugosas discusiones sobre la virginidad de la virgen, el identikit del ángel de la anunciación, o si fue caballo o camello la cabalgadura de los reyes magos.

Eran ellos también los que contaban las horas que faltaban para que naciera el niño Jesús, y los culpables directos de la tortura que significaba para mí escuchar la dichosa Misa de Gallos, a la medianoche, cayéndome de sueño. Y en ese interregno agobiante, entre la heroica vigilia y el nefasto sueño, soñaba en latín, y era perseguido por una turba de arcángeles, con San Pedro y San Pablo a la cabeza. Por esos tiempos llegué a creer que tenía poderes sobrenaturales porque, desafiando la ley de gravedad, lograba dormir de pie en plena misa. Y eso hubiera podido discutírselo al mismo Papa si hubiese sido menester.

Esas misas, aquéllas en que monjes tonsurados se entregaban a frenéticos ritos, ésas no volverán. Regresando de la iglesia de Santo Domingo, y felices por haber sobrevivido, abrimos nuestro primer regalo: un reluciente camioncito de madera, modelo “T”, con barandas de colores, techo de lata claveteada con primor y ruedas de palo, talladas con esmero por algún artesano.

Tanta perfección hacía suponer que el orfebre sabía que su obra iría a despertar los sueños de un niño ávido de ilusiones.

Poco tiempo después el camioncito partiría cargado de sueños por los techos, en busca de otros mundos, atravesaría muchas otras navidades y estaciones, ora bajo un sol esplendente, ora bajo la lluvia y las tempestades de una vida que no cesa. A veces regresa en sueños desde la estación de la infancia, pero no termina nunca de llegar. Un día llegará seguramente, para emprender el largo viaje a las estrellas.

Fuente: revista Caretas

E-mail Print PDF
 


Page 91 of 97